Resuelven problema del personal de salud en Fuerza Aérea

La Junta Interna del Hospital Aeronáutico Central y del Centro Asistencial Retiro de la Fuerza Aérea Argentina, encabezada por su Delegada General. e integrante del secretariado de la CTA-A Capital, Luisa Ayala, tomó conocimiento sobre el cierre de servicios y desvinculaciones del personal monotributista, como variable de ajuste de la Dirección General de Salud de la Fuerza Aérea Argentina en cada uno de los epicentros de la pandemia, AMBA y Córdoba, entre otros. Estos trabajadores precarizados, han estado cubriendo las bajas vegetativas en estas unidades de Salud acumuladas por poco más de una década.

Inmediatamente, se coordinó asambleas por vía remota con las y los compañeros precarizados de las diferentes unidades, contando con la participación activa del compañero integrante de la Conducción Nacional y dirigente de los trabajadores Civiles, Alberto Márquez; así como de Griselda Gómez, Marcela Chávez y Alejandro Charra, desde la conducción de Córdoba; el Ing. Carlos, Alauí y el Dr. Mauricio Oscar Vega del CAP desde la conducción del Centro Asistencial Palomar de Provincia de Buenos Aires, y Diana Berlinerblau del INMAE CABA; quienes junto a la delegada gremial Soledad Diaz Ayala, y el cuerpo de delegados integrado, entre otros, por la Lic. Claudia Luisa Diaz Ayala, el Dr. Carlos Torlaschi, el Dr. Rodolfo Faraco, y el Dr. Parenti -tres experimentados compañeros en gestión en salud- organizaron, planificaron y llevaron adelante reuniones y medidas en defensa de los efectores propios de Salud de la Fuerza Aérea Argentina, dando continuidad a las medidas iniciadas en el mes de Febrero por nuestra organización sindical del sector.

Tras diferentes reuniones con los representantes de la misma, a las que se concurrió en equipo y luego de la la gestión de la Conducción Nacional ante el Ministerio de Defensa, con los compañeros Márquez, Galeano, Hugo “Cachorro” Godoy y Rodolfo Aguiar, ATE logró el reconocimiento de todas y todos los compañeros monotributistas de la sanidad a nivel nacional a la planta transitoria, poniendo así fin al monotributo en la Fuerza Aérea Argentina.

Hasta aquí, podríamos decir que la historia termina bien, pero es menester destacar que todo lo que ha motivado esta angustiante circunstancia en la Fuerza Aérea Argentina, y que se encuentra en vías de regularización, podría haberse evitado.

Nosotros nos preguntamos:

El actual Director de Salud, Comodoro Rodolfo Guillamondegui reúne los requisitos para aceptar y ejercer tan importante cargo, siendo oficial del escalafón general “no médico”, y sin poseer tampoco el requerimiento de haber realizado el curso de “Administración de Salud”?

Este director ha tomado decisiones incompatibles con el éxito del cargo que dirige afectando el Hospital Aeronáutico Central (inaugurado en 1954 por el Sr. Presidente de la Republica Argentina Teniente General Juan Domingo Perón) , el Hospital Aeronáutico Córdoba Dr. Agesilao Milano, en conjunto con el Centro de Atención Retiro inaugurado en el año 2009 durante el gobierno de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner y otras unidades sanitarias del país ?

Sería bueno tener estas respuestas, ya que “en tiempos de Pandemia y cuarentena desde hace siete meses”, ordenada por el Decreto del Sr. Presidente de la Nación Dr. Alberto Fernández, en donde la atención de salud pasó a ser primordial, ordenó despedir experimentado personal civil de sanidad monotributista, que presta servicio y atención desde hace muchos años, cerrar pisos de internación y servicios insustituibles básicos para la atención de la salud. Esto fue el origen del conflicto con ATE.

Ocasionando con su orden, carente de toda reflexión respecto al impacto de la misma, no solo contra el prestigioso personal civil mencionado, al dejarlos sin trabajo, sino contra todas las y los afiliados de la institución del la obra social IOSFA, al dejarlos sin atención médica, una clara transgresión a los Derechos Humanos, protegidos en la Constitución Nacional, fuente de toda razón verdad y justicia.

Con estas conductas ha comprometido políticamente en el eximio y excelente desempeño en el cargo, al Sr. Ministro de Defensa Ingeniero Agustín Rossi, y al Sr. Presidente de IOSFA Odontólogo Darío Díaz Pérez. Resulta a las claras, que la modernización de la Fuerza Aérea Argentina requiere sea acompañada por el cumplimiento de la norma ya escrita, que sea motivo de análisis, del Honorable Senado de la Nación, que sea veedor del cumplimiento de los requisitos ya estipulados para las designaciones en este cargo, de idoneidad, preparación y carrera para entender el alcance de cada una de las ordenes que de la Dirección emanan, deben ser consecuencia de profesionalidad y conocimiento para no volver a transitar situaciones como esta, y otras de igual calibre a futuro a las que nos encontramos potencialmente expuestos al día de la fecha.

El cargo requiere valores democráticos de responsabilidad sanitaria y de protección, y no solo del personal militar, sino del valioso equipo de trabajadores civiles que se desempeñan en la fuerza, la salud proporcionada por la Fuerza Aérea Argentina necesita no solo mantenerse en forma sostenida sino mejorar la permanente e inclaudicable atención medica a las y los afiliados del IOSFA, agravado en estos tiempos de Pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.