NEUQUÉN: Desarrollo Humano y Social debatió la Emergencia por violencia de género

Falta de pago de cuota alimentaria; no intervención judicial para que el violento abandone el lugar de residencia; escases de recursos humanos especializados y materiales para atender a una demanda creciente de denuncias por violencia contra la mujer; reducido aporte económico para alquilar y mantener al núcleo familiar que debe abandonar su hogar ante situaciones de violencia; imposibilidad del Estado de aportar equipos especializados en hospitales y guardias de atención son algunos de los problemas que evidenciaron integrantes del Servicios de Prevención de Violencia Familiar, del servicio de Salud pública y de agrupaciones por los derechos de la mujer al exponer sobre las problemáticas que debe incorporar la declaración de Emergencia por la Violencia de Género que se trató hoy en la Comisión de Desarrollo Humano y Social.

En la ocasión participaron de la reunión del cuerpo integrantes de las agrupaciones Isadora, Pan y Rosas y Empoderadas; y también hicieron lo propio Julieta Katcoff en representación del Hospital Castro Rendón y María del Carmen Leoneti por el Servicios de Prevención de Violencia Familiar que depende del Ministerio de Desarrollo Social.

Al explicar la situación con la que conviven mujeres víctimas de violencia género, Loneti recordó que las mujeres que denuncian “viven con miedo” porque, a pesar de las normas vigente, “los hombres siguen transgrediendo las medidas de prohibición de acercamiento y no le temen ni a los botones antipánico ni al uso de tobilleras”.

También denunció que en muchas ocasiones el propio sistema Judicial no determina cuestiones mínimas como garantizar cuotas alimentarias o que el agresor deje el lugar de residencia, tal como lo prevé la Ley 2785. “Esta medida rara vez sucede y por eso las mujeres deben buscar un lugar donde vivir con su familia dentro de su red de vínculos u optar por ir a un refugio o solicitar un aporte económico que otorga la provincia para poder alquilar una vivienda”, observo.

Al respecto, señaló que el mismo resulta escaso al oscilar entre los seis mil y ocho mil pesos, monto que debe contemplar también la manutención familiar. Aclaró que esta asistencia se complementa en muchos casos con la Asignación Universal por Hijo que perciben las madres.

Leoneti informó que en la actualidad la planta de personal que asiste, contiene y asesora a las víctimas cuenta con tres trabajadoras sociales, tres psicólogos, tres operadoras y dos administrativas. Admitió que resulta difícil ampliar y crear nuevos grupos interdisciplinarios de intervención porque los profesionales prefieren emigrar a otros sectores o poderes del Estado ante la posibilidad de contar con una mejor remuneración. Aclaró también que el ingreso es por concurso por la reciente implementación del Convenio Colectivo de Trabajo.

Sobre la respuesta que brinda el cuerpo de Prevención de Violencia Familiar destacó que el servicio recibe un promedio de 27 denuncias diarias y este año atendieron 186 situaciones de violencia. “La intención es que la mujer no se revictimice cada vez que tenga que hablar durante el proceso de denuncia. Nosotros intervenimos durante el proceso denominado crítico e intentamos acompañar y asesorar a la víctima para suprimir instancias administrativas que requieran contar continuamente la situación traumática vivida”, mencionó sobre la función.

En ese sentido, destacó que el Servicio realiza intervenciones de acompañamiento, contención y asesoramiento a mujeres que llegan derivadas desde las líneas 148 y 144, desde el sistema educativo, hospitales, el Poder Judicial, comisarías y asiste también a aquellas mujeres se acercan al servicio de manera espontánea.

Por su parte, Katcoff afirmó que el propio sistema de Salud no garantiza ni el abordaje ni el tratamiento en materia de asistencia psicológica a mujeres que asisten a sus centros por situaciones de violencia de género. Advirtió que Salud Pública no cuenta con equipos especializados en la materia y que el Hospital Castro Rendón no ofrece el servicio.

De igualo modo recordó que el Hospital Bouquet Roldán tiene una guardia de salud mental donde la víctima debe aguardar en lista de espera y que el Hospital Heller carece del recurso humano. Aclaró que sí funcionan en los barrios Confluencia, San Lorenzo Norte y Almafuerte grupos de mujeres para contener la demanda.

Estuvieron presentes los diputados y diputadas Encarnación Lozano, Ayelén Gutiérrez, Gloria Sifuentes, Nanci Parrilli, Roberto Cacault, Angélica Lagunas, Oscar Smoljan, Carlos Sánchez, Raúl Godoy, Eduardo Fuentes, Maximiliano Caparroz y Santiago Nogueira.

FUENTE: Sitio Oficial de la Legislatura de la Provincia del Neuquén.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.