Juicio político a D´Alessandro y a Maiques

Hoy en la Legislatura porteña se puso en conocimiento de la prensa que se presentó el pedido de juicio político al ministro de Seguridad de esta Ciudad, Marcelo D’Alessandro, y al fiscal general de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques, por su escandalosa participación, junto a Jueces Federales, ex agentes de inteligencia y operadores mediáticos en el viaje al territorio ocupado ilegalmente por el Magnate Ingles Joe Lewis, viaje financiado por el Grupo Clarín.

En consonancia con lo que fuera solicitado por el presidente de la Nación, Compañero Alberto Fernández en su mensaje por Cadena Nacional del día 5 de diciembre, y explicado claramente por la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en su exposición del día de ayer.

La democracia atraviesa una situación grave y preocupante.

En los últimos días todos fuimos testigos de la forma en que opera una verdadera mafia judicial, política y empresarial que no tiene reparos ni límites legales ni éticos para desvirtuar el funcionamiento de las instituciones de nuestro país.

Los diputados y diputadas expresaron su preocupación, angustia y el temor, que todos y todas compartimos, de tener en nuestra Ciudad un ministro de Seguridad que afirma con desparpajo que va a mandar a buscar a alguien con un patrullero para “hacerlo cagar”, o que le va a preparar una alcaldía para que le den “una buena bienvenida”.

A este escándalo que dejó al descubierto la impunidad con la que se manejan estas personas, se le suma la incalificable condena armada a la vicepresidenta de la Nación emitida el día de ayer.

Se hizo hincapié en que lo que vimos es una práctica recurrente de la coalición de Juntos por el Cambio: Ante los escándalos, redoblan la apuesta, y acusan al peronismo de victimarios.

No deben quedar dudas: El jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta respalda esta mafia política, judicial y mediática.

La corrupción sistémica es la de Juntos por el Cambio que, entre muchas más cosas, transformó nuestra ciudad en su inmobiliaria.

Nuestra democracia se debilita, lo vemos día a día. Es increíble, que a 40 años de recuperar la libertad democrática, grupos políticos, judiciales y empresarios todavía insistan con estos caminos tan viles y perversos.

Lo más llamativo de todo esto no es cómo piensan y actúan desde el macrismo y el larretismo, sino el silencio cómplice de la UCR. Parecen dispuestos a aceptar estos hechos y hacer silencio, con tal de no exponerse electoralmente.

Por eso, y apelando al espíritu democrático de todas las porteñas y los porteños, Así como de las fuerzas políticas que aún lo conserven, es que todos a los vecinos y las vecinas de la Ciudad debemos exigir que sus funcionarios respeten las formas, las instituciones, la convivencia y los valores de las Constituciones Nacional y Porteña, y oponernos a las metodologías que nos remiten a la larga noche de la dictadura cívico-militar.