El saludo del Papa a 150 niños testimonios del valor de la esperanza

El abrazo de una niña al Papa al final de la Audiencia General

Las páginas de L’Osservatore Romano recogen el encuentro del Pontífice, durante la audiencia general, con el grupo de padres que vieron a sus hijos ingresados en la unidad de cuidados intensivos neonatales de San Camilo Forlanini en Roma

 Giampaolo Mattei- L’Osservatore Romano

Pues bien, ninguno de estos 150 niños debería haber estado aquí en la Plaza de San Pedro esta mañana para abrazar al Papa Francisco. La prematuridad y la enfermedad no deberían – trágicamente – haberles dado una oportunidad en la vida. Pero la alianza entre sus familias, los médicos y las enfermeras les proporcionó esa esperanza y ese coraje que los convierten hoy en verdaderos «invitados de honor» en la audiencia con el Pontífice, que los saludó uno por uno. Entre mil besos, caricias, sonrisas.

Los niños nacidos de la esperanza

Precisamente de «esperanza» habla, con apasionada insistencia, el grupo de padres que vio a sus hijos ingresados en la unidad de cuidados intensivos neonatales del San Camilo Forlanini de Roma. Le acompaña Grazia Cascavilla, enfermera en primera línea en la frontera de la vida desde hace más de 20 años. Tanto es así que habla de «esperanza» y «milagros de la vida» para los recién nacidos que luchan con nosotros desde los primeros momentos, verdaderos «guerreros» con sus familias». Hoy, dice, hay niños muy pequeños y chicos de 11 y 12 años con los que nunca se ha roto el vínculo.

Sin embargo, no siempre todo va bien. Y de la unidad de cuidados intensivos neonatales algunos salen con graves discapacidades. O no salen vivos: «Pero la esperanza,  es la primera medicina sin la cual todo se derrumba». A Francisco, esta particular comunidad que gira en torno a una sala de hospital, le entregó un libro que cuenta muchas de estas historias. Junto a las familias que se reunieron en el hospital romano, hay otras familias en la plaza de San Pedro, que enseguida se hicieron amigas compartiendo experiencias de forma solidaria: es un grupo espontáneo nacido en Facebook, no una asociación real, que reúne a los padres de bebés nacidos con atresia esofágica. Una enfermedad que también conlleva otras complicaciones.

El Papa con niños cuya prematuridad y enfermedad no le abrían podido sobrevivir.
El Papa con niños cuya prematuridad y enfermedad no le abrían podido sobrevivir.

Hoy, aquí en la plaza, el Papa ha recibido a familias del Lacio, las Marcas, Sicilia, Cerdeña, Piamonte, Apulia… «Hasta hace unos años nuestros hijos no tenían esperanza de vida, pero ahora hay mucha esperanza», dice Elisabetta, una madre abrumada. «También vinimos con algunos médicos, especialmente cirujanos, que están salvando a estos niños. Literalmente». De nuevo, la alianza decisiva entre las familias y la asistencia sanitaria. «El estímulo del Papa es fundamental», dicen juntas Grazia y Elisabetta. Hablan de «niños que nacen dos veces, y el segundo nacimiento es generado por la esperanza».  Repiten la palabra «esperanza» «a raudales» porque, añaden, «es el secreto que permite a los niños y a sus padres vivir una vida que no empezó con alegría».

Pero este no es el final de la historia. Esta mañana, en la Plaza de San Pedro, se ha hecho una experiencia de atención concreta a los más frágiles, junto al Papa. Desde Alba llegaron los protagonistas del Proyecto San Cassiano que, según explicaron, «genera trabajo para los discapacitados, también con la ingeniosa intuición de las «tabernas sociales»». Desde Rovato, en la zona de Brescia, llegó el grupo de la asociación «La giostra a colori» (El tiovivo de colores), que ofrece un punto de referencia para las personas con discapacidad intelectual después de la escuela. «Evitar la tragedia de la soledad», señalan. De Asiago salieron los protagonistas de la experiencia «Familias abiertas al mundo», que desde hace 45 años da un presente y un futuro a menores con diversos problemas: hoy son 13 en dos comunidades educativas residenciales. Historias que se entrelazan en esa encrucijada de esperanzas que es la plaza de San Pedro.

El primer «Premio al Perdón» al Papa Francisco 

«El municipio de L’Aquila ha decidido otorgar el primer «Premio al Perdón» al Papa Francisco, en reconocimiento a su incansable actividad pastoral inspirada en la reconciliación». Con estas palabras, el alcalde de la capital de los Abruzos, Pierluigi Biondi, explicó el valor y el significado de la entrega del premio -que tuvo lugar esta mañana durante la audiencia general- al Pontífice, que visitó L’Aquila el domingo 28 de agosto.

 

En la plaza de San Pedro, junto con el alcalde, estaban presentes, entre otros, el obispo auxiliar de la archidiócesis, monseñor Antonio D’Angelo, y el escultor Paolo Mazzeschi, autor del premio simbólico. «El premio fue creado para realzar el mensaje celestino», dijo el alcalde, «el Papa Francisco, con su extraordinaria presencia en L’Aquila para la apertura de la Puerta Santa, nos recuerda que todos podemos trabajar juntos para construir un mundo más pacífico: empezando por nuestros propios corazones y las relaciones dentro de la familia, la sociedad y el medio ambiente, y extendiéndose a las relaciones entre los pueblos y entre los estados. Palabras, como siempre, de gran inspiración que han cobrado mayor fuerza ante la devastación que está teniendo lugar en Ucrania. De ahí la decisión del ayuntamiento de otorgar el premio al Pontífice».

El significado del premio, «que hace referencia a la historia antigua y moderna de L’Aquila y al Perdón Celestino, está representado por una estatuilla, realizada en plexiglás y titanio, que presenta en primer plano la «flor de la memoria» (la flor del azafrán), introducida el 6 de abril de este año por la administración municipal, en el aniversario del terremoto, como símbolo del dolor y la esperanza de la ciudad renacida, coronada por tres arcos que representan la Puerta Santa de Collemaggio».

Bomberos de Ucrania

A continuación, el Papa dirigió un aliento especial a las familias de los 21 marineros fallecidos en el naufragio del pesquero español Villa de Pitanxo el 15 de febrero, a unos 460 kilómetros de la costa canadiense. Sólo tres sobrevivieron. Y fue con un abrazo fraternal de solidaridad con sus colegas ucranianos que 13 bomberos de Padua pedalearon durante cuatro días, desde «su» santuario de San Antonio hasta la Plaza de San Pedro. «Un simple gesto», explican, «para presentar al Papa, que tanto trabaja por la paz en Ucrania, el servicio desarmado de los bomberos que dramáticamente, como hemos visto en la televisión, trabajan para ayudar a la población civil atormentada por la guerra».

Francisco saluda al equipo nacional ucraniano de skiroll, en Italia para la etapa de la Copa del Mundo
Francisco saluda al equipo nacional ucraniano de skiroll, en Italia para la etapa de la Copa del Mundo

En este sentido, es significativa la presencia del equipo nacional ucraniano de skiroll, en Italia para la etapa de la Copa del Mundo programada del viernes al domingo entre Rieti, Amatrice y Terminillo. Por último, con especial afecto, Francisco saludó a la hermana Elvira Tutolo, de las Hermanas de la Caridad de Santa Juana Antida Thouret, que es misionera en África desde hace más de 30 años, primero en el Chad y desde 2001 en la República Centroafricana, donde fundó la organización no gubernamental Kizito, que se ocupa de los menores sacados de la calle, de los ex niños soldados y de los presos muy jóvenes confiados como alternativa a la cárcel. Sor Elvira está en Italia para celebrar sus 50 años de profesión religiosa.